Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.
Agricultura sostenible: 10 acciones que puedes aplicar en tu finca

Agricultura sostenible: 10 acciones que puedes aplicar en tu finca

 

Durante mucho tiempo, la agricultura fue pensada como una actividad para producir cultivos y obtener el mayor beneficio económico posible. Pero actualmente eso ha cambiado; la producción agrícola ha incorporado otros principios y criterios, hoy se habla de agricultura sostenible.

 

La agricultura sostenible es un concepto que involucra lo económico, lo social y lo ambiental y obliga a pensar en términos no individualistas. Un giro muy significativo en la forma de pensar esta actividad. Entonces: ¿no te gustaría ser protagonista de este cambio? Pues bien, aquí te daremos algunas ideas.

 

Agricultura sostenible: acciones principales que puedes aplicar en tu finca

 

¿Cuáles son los beneficios de la agricultura sostenible? Mira, tu finca es parte de un agroecosistema; todos sus componentes están interrelacionados. Así, malas acciones han provocado daños ambientales. Entonces, nosotros te proponemos 10 prácticas para revertir ese proceso; son las siguientes:

 

  1. Realiza rotación de cultivos.

 

La rotación consiste en alternar cultivos de manera de ayudar a reponer los nutrientes que el cultivo anterior consumió. Lo ideal es que las necesidades nutritivas de los cultivos sean diferentes. Así, evitarás que el suelo se agote. Además, lograrás un mejor control de plagas, enfermedades y malezas. Al alternar cultivos, alteras el ciclo de los organismos y microorganismos patógenos.

 

  1. Diversifica los cultivos.

 

Se refiere a la diversidad genética. Una misma especie presenta variaciones en cuanto a resistencia a plagas y a enfermedades, lo que le da más fortaleza. Cuanto mayor es la uniformidad genética, mayor es la necesidad de aplicar pesticidas y mayor la exposición a pérdidas económicas.

 

 

  1. Conserva la biodiversidad.

 

En una agricultura sostenible, tu finca debe ser un refugio para la vida silvestre. La alimentación, la reproducción y las crías deben estar aseguradas. Debes prohibir la caza e implementar planes para favorecer la conectividad de los ecosistemas a nivel de paisaje. Las capacitaciones te brindarán mucha información sobre este tema.

 

  1. Practica el manejo agroecológico de tus cultivos.
 

Para que tu finca sea sostenible, debes promover la eliminación del uso de agroquímicos; en su reemplazo, recurrirás a abonos orgánicos y al control natural mediante la biodiversidad.

 
  1. Gestiona mejor el agua.
 

El agua es un elemento vital, tanto para la agricultura como para las familias rurales que la practican. Hay varias acciones que puedes realizar en tu finca:

 

  • Elegir cultivos nativos; harán un uso más eficiente por estar adaptados.
  • Selecciona cultivos tolerantes a la sequía, sobre todo si tu finca está en zona seca.
  • Si utilizas riego, el sistema debe ser eficiente; de lo contrario, puede agotar ríos, degradar el suelo y afectar la biodiversidad.
  • Los cultivos de cobertura y el mantillo retienen el agua por más tiempo.
  • Utiliza métodos para recoger el agua de lluvia e incorporarla al sistema de riego.
  • Instala sistemas de reciclaje de aguas residuales urbanas para riego.
 
  1. Utiliza sistemas de información de gestión de producción ecológica.

 

El EcoProMis es una plataforma de servicios que te provee de información para tomar decisiones con mucha precisión. Combina tecnología satelital con Internet, lo que te permite obtener mayores beneficios con mínimo impacto ambiental.

 
  1. Establece barreras y cercos vivos.
 

Estas prácticas son parte fundamental de una agricultura sostenible. Protegen los suelos contra la erosión, contra la pérdida de fertilidad, proveen recursos y mejoran las condiciones para los animales; mejoran la resistencia del sistema agrícola en general frente a eventos climáticos y contribuyen a la diversificación funcional de los agroecosistemas.

 

  1. Participa de los Negocios Verdes.

 

Los Negocios Verdes te permiten realizar actividades económicas y ofertar los bienes y servicios producidos que generan impactos ambientales positivos; además, contemplan buenas prácticas ambientales, sociales y económicas; están enfocadas en el ciclo de vida y consideran a la conservación ambiental capital natural para el desarrollo territorial.

 

  1. Utiliza bioinsecticidas.

 

Son productos que se hacen a partir de sustancias naturales, con propiedades reguladoras para el control de plagas. Los bioinsecticidas disminuyen la contaminación, no dañan la salud, no generan resistencia y son de fácil degradación. En una agricultura sostenible, los insecticidas biológicos contribuyen a la conservación de la biodiversidad.

 

  1. Respeto a la comunidad.
 

Las fincas que realizan agricultura sostenible forjan lazos positivos con sus vecinos y con la comunidad. Con esta actitud provocarás impactos positivos sobre el bienestar social y ambiental local. Entonces, si eres parte de una finca sostenible, te comunicarás más y mejor, participarás tus actividades y planes, concurrirás a capacitaciones y consultarás más seguido.

 

Estas son solo algunas de las acciones clave para aplicar la agricultura sostenible en tu finca. Recuerda que tú no eres un individuo aislado, también formas parte del agroecosistema; de modo que todo lo que hagas, para bien o para mal, te afectará. ¿No te resulta tentador ser parte de esta nueva propuesta?

 

Fuentes